Florpedia

Bonsáis 
Bonsái Carmona 
Bonsái Ficus 
Bonsái higuera 
Bonsái Olivo 
Cuidados de los bonsáis 
Enfermedades y parásitos en bonsáis 
Errores a evitar en el cultivo de los bonsáis 
Estilos de bonsáis 
Fertilizar un bonsái 
Fotos de bonsáis 
Riegos de un bonsái 
Tipos de bonsáis 
Trasplantar un bonsái 
 
Secciones de Florpedia

Árboles y arbustos 
Bonsáis 
Césped 
Claveles 
Flores 
Jardín 
Orquídeas 
Plantas 
Plantas de interior 
Plantas exóticas 
Plantas medicinales 
Plantas suculentas 
Ramos de flores 
Rosas 
Florpedia en Facebook
Florpedia en Google+
Florpedia en Twitter

Errores a evitar en el cultivo de los bonsáis

Cuidados de claveles

Cultivar un bonsái es un arte de paciencia y perseverancia. Son muchos los años que hay que dedicarle a esta actividad para obtener el resultado deseado, como múltiples son las cuestiones a tener en cuenta para evitar estropear su desarrollo.

Por eso te propongo un grupo de recomendaciones para que tu valiosa  planta ornamental crezca sana, fuerte y radiante.

Riego excesivo de la planta

Un error que a menudo cometen los principiantes en el cultivo de los bonsáis es regarlo todos los días, cuando lo más aconsejable es hacerlo solo las veces necesarias. De lo contrario las raíces pueden pudrirse y si el agua no drena bien, el árbol podría perecer por falta de oxigeno.

Receso invernal

Es importante también comprender que los bonsáis necesitan un receso invernal para fructificar con fuerza al llegar la primavera. Si sometes tu bonsái a un sol intenso todo el año, sin dejarlo en ese estado inactivo durante los meses más fríos, no se empequeñecerán las hojas y el proceso de desarrollo no se hará de la manera correcta.

Luminosidad para su crecimiento

Lo que muchos tampoco conocen es que los bonsáis no se deben tener en el interior casi nunca. Estas plantas requieren de gran luminosidad para su crecimiento. Podrás notar que ese problema le está afectando a tu planta si percibes un color pálido en las hojas y entrenudos largos.

Trasplantar un bonsái

Por otra parte, trasplantar un bonsái debe tener sus medidas también. Empezando porque debes utilizar siempre tierra nueva y limpia, para evitar la contaminación con hongos y plagas. En este sentido resulta fatal mudarlo de maceta con mucha frecuencia pues necesitan adaptarse poco a poco al suelo y la maceta donde viven. Lo más recomendable es trasplantarlo solo cada dos años.

Abonos y fertilizantes

Otro exceso imperdonable para tu bonsái tiene que ver con los abonos. No se trata de dejar de suministrar los complementos necesarios para el arbusto, sino de hacerlo con las proporciones adecuadas.

Si usamos un abono líquido se aconseja disolver la mitad de la dosis recomendada por el fabricante, para evitar riesgos de sobredosis. Sin embargo es preferible emplear un abono sólido de liberación lenta.

Otro fallo habitual en la manipulación de los bonsáis es suministrarle abono cuando está enfermo. Ello contrariamente podría agravar la situación y hacerlo perecer.  En estos casos es imprescindible saber  distinguir entre ataques de insectos o ataques de hongos. Para los insectos usarás insecticidas y para los hongos fungicidas.

Tierra de los bonsáis

Aunque los bonsáis pueden crecer en tierra normal es importante ser precavidos y hacernos con  sustratos de drenaje rápido para ayudar al fortalecimiento de la planta. La mezcla del sustrato debe ser porosa para garantizar un buen drenaje y aireación.

Cuidado con las condiciones

Por último y no menos importante: debes evitar dejar el bonsái en lugares poco apropiados para él como al lado de un radiador o cerca de una puerta o ventana expuesta a corrientes de aire intensas.



    
Aviso Legal   •   Condiciones de uso   •   Cookies   •   Contacto