Florpedia

Bonsáis 
Bonsái Carmona 
Bonsái Ficus 
Bonsái higuera 
Bonsái Olivo 
Cuidados de los bonsáis 
Enfermedades y parásitos en bonsáis 
Errores a evitar en el cultivo de los bonsáis 
Estilos de bonsáis 
Fertilizar un bonsái 
Fotos de bonsáis 
Riegos de un bonsái 
Tipos de bonsáis 
Trasplantar un bonsái 
 
Secciones de Florpedia

Árboles y arbustos 
Bonsáis 
Césped 
Claveles 
Flores 
Jardín 
Orquídeas 
Plantas 
Plantas de interior 
Plantas exóticas 
Plantas medicinales 
Plantas suculentas 
Ramos de flores 
Rosas 
Florpedia en Facebook
Florpedia en Google+
Florpedia en Twitter

Enfermedades y parásitos en bonsáis

El control de los parásitos y enfermedades es necesario. Las plantas pueden estar aparentemente bien de salud, pero un parásito de este tipo puede acabar con ellas rápidamente. El primero que debemos tener en cuenta son los ácaros. Examina muy cerca si hay ácaros en tu bonsái. Son casi microscópicos, pero son apreciables con lupas de 5 a 10 aumentos. Viven en la cara inferior de las hojas. Por tanto, es allí dónde hay que buscarlos. Gira una hoja y busca telas finas de araña o restos.

Una hoja sana tendrá un aspecto absolutamente limpio, excepto el pelo que tienen ciertas especies. Si ves restos o una telaraña, comienza a buscar los ácaros. Son pequeñas criaturas en forma de araña que ponen huevos minúsculos redondos y traslúcidos. Las arañas rojas son fáciles para ver con la lupa. Son incluso visibles a simple vista para los ojos más cuidados. Los ácaros de dos puntos son más pequeñas, translúcidas (excepto los dos puntos oscurecidos en su espalda) y son incluso difíciles de ver con una lupa de cinco aumentos.

Bonsáis: Enfermedades y parásitos

Los ácaros, polillas, pulgones, pulgones lanosos, cochinillas, arañas rojas y casi todos los parásitos potenciales pueden ser controlados si se les detecta a tiempo y se les trata con el insecticida apropiado. Estos insecticidas pueden ser fitotóxicos para ciertas especies y dañar las hojas,. Para estar seguro, inténtalo primero sobre unas hojas. Tratamientos repetidos son necesarios para erradicar las nuevas puestas de huevos.

En la mayoría de los casos, tres tratamientos espaciados de cinco a siete días bastarán. En los casos muy difíciles, deberás recurrir a insecticidas químicos. Sigue siempre escrupulosamente las instrucciones. Los insecticidas sistémicos pueden prevenir los ataques de ciertas especies de insectos, pero debes tener conciencia que vives continuamente en presencia de un producto químico mortal. Esto puede ser importante en particular para las plantas de interior.

Las enfermedades criptogámicas y otras son más difíciles de diagnosticar y erradicar. Sin organismo a identificar (como son los insectos), el diagnóstico se hace más difícil. Las enfermedades de las plantas vienen en la mayoría de los casos por la presencia de un organismo y no por el organismo en sí mismo. Esto ocurre particularmente con las enfermedades criptogámicas.

La mayoría de las enfermedades criptogámicas de las bonsáis son causadas por la creación de un medio ambiente más favorable al organismo y menos favorable para la planta. En esos casos comienza por mejorar el medio ambiente. Si aprecias que las raíces están podridas, aumenta el drenaje del suelo y riega menos a menudo, ponla más al sol, mejora las condiciones de cultivo,… Si aprecias enfermedades criptogámicas sobre las hojas, reduce la humedad, acércala más a luz, intenta mejorar la circulación de aire,… Si esto no funciona, pide ayuda para identificar el problema y así utilizar el fungicida apropiado.

  • Natalí Ruth Méndez Sanhueza

    Hola, me gustaría saber qué puedo hacer si mi ficus está perdiendo hojitas y se ve mal, desde ya les agradezco



    
Aviso Legal   •   Condiciones de uso   •   Cookies   •   Contacto